Contar historias a través de distintos formatos es una manera importante para atraer y captar la atención de nuestra audiencia, al igual que hacerlo por distintas plataformas, pero de una manera sistematizada. ¿Cómo?, pues utilizando una narrativa transmedia.

Pero ¿qué es el transmedia?

Es un proceso en el que los elementos que forman la historia se ofrecen fragmentados sistemáticamente para ser entregados a través de múltiples plataformas o canales con el objetivo de crear una experiencia unificada para el entretenimiento.

No se trata de contar la misma historia en distintos canales y, por lo tanto, sólo variar los formatos; sino de utilizar los elementos que integran una historia central para contar distintos relatos paralelos que conduzcan hacia nuestra narración principal y la refuercen; y aprovechando, desde luego, las particularidades de cada medio para enriquecer la experiencia del consumidor.

Ejemplos de transmedia

Las pequeñas piezas se pueden compartir en diferentes composiciones como se hace en el caso de los cómics, de las novelas, en los videojuegos, los documentales, las mini-series, los conciertos, las aplicaciones móviles o las películas, entre otros.

Proyectos que funcionan como una experiencia completa, satisfactoria e independiente de la historia central. Una vez que se cuenta con el producto final, éste se comparte en medios tradicionales -radio, televisión, prensa- y redes sociales para radiar su contenido entre las audiencias objetivo.

Por otra parte, los medios transmedia son fundamentalmente participativos porque lo que se busca es que la audiencia se involucre activamente, al tiempo que se ofrece un alto nivel de colaboración social y creativo.

El diseño y desarrollo en conjunto de las historias, empresa-consumidor, genera una amplia motivación para colaborar con los actores, para buscar otras partes de la historia y para contribuir a la narración mediante nuevos añadidos de contenido.

Ya sea que accedan y consuman su contenido a través de dispositivos móviles -smartphones, tabletas, ordenadores portátiles- libros, blogs, videojuegos, TV, entre otros; la finalidad es que los consumidores complementen y mejoren su experiencia con la marca, se establezcan vínculos emocionales y racionales estrechos y sean, al final de todo, la marca de elección.

¿Cuál es tu idea para un proyecto transmedia?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.