El marketing de contenidos es una herramienta muy valiosa para cualquier empresa. Sí, sí, pero asegúrate de no cometer esta casi media docena de errores.

Muy lejos quedan los días en los que promocionar tu marca era tan sencillo como crear un anuncio que llamara la atención. Hoy en día, los consumidores exigen más y las marcas tienen que estar a la altura de los desafíos.

Rendimiento asegurado

El marketing de contenidos es una fórmula de gran rendimiento para que las marcas conecten con los consumidores a través del poder de las narraciones emocionales.

Estudios recientes muestran que es probable que el 71% de los consumidores recomienden marcas con las que tienen una conexión emocional. A través del marketing de contenidos, las marcas pueden proporcionar al consumidor una experiencia online positiva y profunda y proporcionar una conexión auténtica.

A diferencia de los PPC y otras estrategias publicitarias que utilizan un método de pago por clic, el marketing de contenido requiere pagos iniciales, pero tiene la ventaja de que las piezas continúan generando valor mucho tiempo después de su publicación.

Atraer a la audiencia

Hoy en día, el marketing de contenidos está en todas las historias de éxito de cualquier marca. Es la forma más eficaz de atraer a tu audiencia y convertir a las personas en clientes que pagan. Y aún más, resulta excelente cuando se combina con técnicas SEO, porque proporcionan a las empresas un 434% más de páginas indexadas y un 97% más de enlaces, según Hubspot.

Por lo tanto, por todo ésto, es obvio que tener un blog e incorporar contenido en tu estrategia de marketing ayudará a tu empresa a cosechar dividendos, pero, ya te digo, asegúrate de no cometer estos 5 errores mortales, mortales de necesidad, aplicando técnicas de marketing de contenidos.

Anuncios

No confundas el marketing de contenidos con la publicidad

El blog de la empresa es un espacio público que ha de utilizarse para inspirar e involucrar a la audiencia. Los artículos de los blogs son piezas de contenido gratuitas que las marcas utilizan para atraer a las personas directamente al embudo de ventas.

Al emplear tácticas de narración, los lectores que quieren recibir más contenidos con la misma orientación han de registrarse. En lo que es el primer paso para convertirlos en clientes.

La gente quiere aprender más sobre un tema general antes de decidirse por un producto específico. Por ejemplo, un hotel que ofrece estancias de cinco estrellas en Tenerife no debería escribir en su blog sobre lo increíbles que son sus instalaciones, sino que debería compartir itinerarios interesantes que los huéspedes podrían seguir o hablar sobre las emocionantes excursiones disponibles en la isla.

Proporcionar información útil para tu nicho de mercado te convertirá en un experto y generará confianza para tus clientes potenciales. Un blog no es el lugar donde hay que mencionar lo geniales que son tus productos, si acaso esa información debería figurar específicamente en la página de productos.

Hacer marketing de contenidos porque tus competidores lo están haciendo

Comprender lo que ofrecen tus competidores es una parte esencial del marketing. Sin embargo, sólo porque alguien está haciendo algo que parece que te desafía no significa que debas hacer exactamente lo mismo. ¡Hazlo personal!

El marketing de contenidos también es una parte esencial de la definición de marca, les da a aquellos que no conocen tu marca una idea de cómo hace negocios. Por lo tanto, no utilices el método de copiar y pegar y mucho menos no intentes robar la estrategia de tus competidores. Piensa ante todo qué mensaje es el que quieres compartir. Será tu oportunidad para destacar e innovar en tu nicho.

Anuncios

No tener una idea clara de quién es tu público objetivo

Dedicar tiempo a conocer realmente como respira tu audiencia es una de las mejores inversiones que puedes hacer para tu negocio. Las empresas exitosas abordan los problemas que tiene su audiencia y luego les brindan soluciones.

La misma lógica debe aplicarse a su estrategia de marketing de contenidos. Investiga cual es tu cliente ideal y ten en cuenta qué pregunta, sus inquietudes o que temores tiene y trabaja para crear contenido que brinde soluciones para esa audiencia que espera respuestas.

No tener un cronograma claro

Muchas empresas no tienen una estrategia de contenido clara o un cronograma para su marketing de contenido. Es común ver que el marketing de contenido se delega en un gestor de bajo nivel a tiempo parcial que se encarga de publicar en el blog corporativo y crear entradas en las redes sociales. Redes que actualizará cuando tengan tiempo o simplemente cuando se acuerden.

No tener una dirección clara para los esfuerzos que se vuelcan en el marketing de contenido representa una forma muy segura de garantizar el fracaso.

De la misma forma que una cadena de televisión tiene un horario claro que define cuando se emitirán los programas, tu marca debe tener una rutina regular para publicar contenido. No solo dará la sensación de que se toma en serio su trabajo, sino que del mismo modo generará confianza.

Anuncios

Pensar que cualquiera puede escribir una publicación de blog

¡Esto es muy común! Pero, lamentablemente, es la realidad en muchas pequeñas empresas. No todo el mundo es hábil y tiene talento en todo. Seguro que no le pedirías a un amigo que es bueno haciendo tareas de bricolaje que te construya tu casa; seguro que en ese caso buscarías a un profesional cualificado.

Cuando contratas a un redactor profesional que pueda dar con el mensaje clave que necesita tu marca, tendrás, además, textos compatibles con la aplicación de técnicas SEO.

Técnicas que te permitirán crecer en Internet y ganar la visibilidad profesional que buscas. Y con ello, obtendrás más visitantes a tu sitio web y, por extensión, clientes interesados en lo que comercializas.

¿Cuándo dices que vas a cambiar tu chip mental sobre el marketing de contenidos?


«Tu objetivo siempre será poner calidad en la bandeja de entrada de tus clientes».

Sergio Suárez, CEO en Contentsmanía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.